Propóleo natural de malla

Propóleo natural, sin procesar. Ideal para realizar tinturas, o productos que requieren de propóleo en sus fórmulas. A granel, sin apelmazar y de malla, sin raspaduras.

Más detalles

90,00 € IVA incl.

Más información

Propóleo natural sin procesamiento de algún tipo. El propóleo procede de La extracciones en malla de las colmenas, solo se limpia, y de este producto se hacen las tinturas madre de própolis, de las cuales se procesarán en montón de productos enormemente buenos para nuestro organismo.

El propóleo se toma en su forma de tintura madre, en gotas, en modo preventivo, o como antibiótico natural, si hemos cogido algún resfriado o infección.

La dosis recomendada de propóleo en humanos para uso oral es 5 mg. por kg. de peso al día. Si el paciente pesa, 75 kg., se le puede administrar una dosis de 375 mg. de propóleo, al día.

Para uso externo, se puede administrar a placer. No se han encontrado contraindicaciones.

Un pequeño porcentaje de la población es alérgica al propóleo y quizá a otros productos apícolas: polen, jalea real, apitoxina (veneno de abeja).

En general, el propóleos no presenta efectos secundarios, salvo en raras excepciones que puede causar: sequedad en la boca, somnolencia, mareos y reacciones alérgicas.

También se puede dar el caso, de reacciones alérgicas dependiendo del tipo de planta de donde las abejas han recogido el propóleo, siendo ésta una reacción alérgica, más por la planta original que debida al propio producto.

Se han demostrado las 20 propiedades siguientes del propóleo:

antibacteriano, antimicótico, anticolesterolémico, antiparasitario, antiinflamatorio, antioxidante, antitóxico, antialérgico, analgésico, anestésico, antituberculoso, antiviral, citostático, desodorante, epitelizante, estimulante de la inmunogenesis, fitoinhibidor, hemostático, hipotensor y termoestabilizador. Fundamentalmente es un magnífico biorregulador, rehaciendo la capacidad de defensa, funcionamiento y adaptación del organismo.

Las aplicaciones atribuidas son:

Infecciones bucales: aftas, inflamación de las encías por hongos, candidiasis bucal, etc.

Afecciones digestivas: Ha sido usado en gastritis, trastornos hepáticos biliares, etc.

Afecciones respiratorias: otitis, faringitis, bronquitis, amigdalitis, rinitis alérgica y sinusitis.

Afecciones genitourinarias: trastornos de la próstata, nefritis, infecciones por cándida.

Alivio sintomático de la psoriasis.

Afecciones dermatológicas: Vía interna y externa, heridas, quemaduras, abscesos, queratodermias, micosis, ulceras, verrugas, callos, queloides, acné.